Cuidado

Los fulares BabyMonkey se entregan un poco más largos respecto al valor indicado durante la compra. La longitud alcanzará la medida indicada después del primer lavado.

Lavado

Se aconseja seguir las instrucciones de lavado indicadas en la etiqueta.

Antes del uso, lavar los fulares BabyMonkey en la lavadora. Los fulares de algodón y lino-algodón pueden ser tratados con temperaturas variables, entre 30° y 60°C, indicadas en la etiqueta.

Para evitar que el tejido esté en contacto con subtancias potencialmente alérgicas, no se recomienda el uso de suavizantes y se propone el uso de detergentes ecológicos en cantidad reducida.

Es buena costumbre poner las bandoleras en una red para proteger las anillas.

Como todos los productos textiles , también los fulares se podrían dañar en caso de contacto con velcro, garfios, etc...es nesecario tener cuidado con la ropa presente en la lavadora.

 

 

Secado

Los fulares se pueden poner en la secadora: sin embargo evitar este tipo de secado prolongará la vida del producto.

Planchado

Lo ideal es planchar los fulares con abundante vapor, así el tejido se hará más suave.

Mantener suaves los fulares

Se sugiere el uso de la trenza para los nuevos fulares, para ablandar más rápidamente las fibras del  tejido, dando al fular un mayor confort,  sólo alcanzable con el uso de éste. Tutorial.

Seguridad

sicurezza_1.jpg

Llevar a un niño en un fular es un placer tanto por quien está llevado como por quien lleva, a condición de que esta actividad sea practicada con esmero, sentido común y cuidado: la seguridad de tu hijo es antes de todo una responsabilidad tuya.

Atadura

La tensión del fular tendría que ser regulada a fin de que el cuerpo de tu niño se pegue al tuyo para que ambos os sintáis cómodos.

Cuando llevas a tu pequeño es buena costumbre verificar que los bordes del tejido lleguen hasta debajo de las rodillas, sirviendo así de sujeción uniforme. El fular BabyMonkey, con su estructura de trama en diagonal que se invierte en el centro, ofrece un sujeción óptima, indispensable para la postura correcta del niño.

Postura

La posición fisiológica del bebé necesita que durante el transporte con el fular sus piernas estén ligeramente abiertas , y las rodillas más altas respecto a sus nalgas, formando idealmente una “M”. Así, la columna vertebral y el cuello del niño adoptan una posición naturalmente curvada que reparte el peso sobre la cavidad pélvica, óptima para la postura correcta.

El rostro de tu niño tiene que estar siempre visible y no cubierto por los bordes de tela, para permitirle respirar fácilmente.

La altura correcta para llevar a tu pequeño es la con la cual puedes fácilmente besar su cabeza.

Actividades 

Cuando llevas a tu niño en el fular, es importante evitar actividades que podrían implicar peligros, como por ejemplo conducir.

Vestuario

Llevar ropa adecuada es importante para obtener el mejor confort posible, tanto para vosotros  como para vuestro  niño: recordad que vuestros cuerpos aprovecharán el calor el uno del otro, además el fular sirve ya de abrigo.

Conservación

Para la seguridad tuya y la de tu niño, verifica periódicamente el fular: si presenta señales de desgaste, evita su utlización.